Stephen Heppell: “Los niños siempre responden mejor de lo que esperamos”

Con ocasión de la celebración del South Summit en Madrid, hemos tenido ocasión de hablar con Stephen Heppel, catedrático de la Universidad de Bournemouth, Profesor visitante de la Universidad Camilo José Cela y especialista mundial en innovación educativa. Éstas son sus principales impresiones:

¿Qué opina de la educación que reciben los niños?

De todos los proyectos en los que he participado desde los años 80, lo que se puede decir en conjunto de ellos es que lo mejor de todo, ha sido que los niños han respondido siempre incluso mejor de lo que esperábamos. Por eso, soy la persona más optimista del mundo en esto. Nunca he visto un proyecto fracasar a lo largo de los años. Creo que a partir de ello hemos aprendido dos cosas:

  • Los niños en las escuelas podrían estar desarrollándose muchísimo más en todo.
  • Los niños necesitan hacer cosas nuevas. Cuando yo fui a la escuela, me preparaban para aprender y para comprender lo que estaba aprendiendo, que es aún más importante. Cuando me enfrentaba a los exámenes, simplemente rezaba para que no hubiera nada inesperado. Sin embargo, ahora, en el mundo en que vivimos, ocurren cosas inesperadas todo el tiempo. Tenemos que preparar a los niños para que sepan enfrentarse a lo inesperado, más que para resolver lo que se esperaban. No hay un currículo para preparar a los niños en esto: Se les da un programa de filosofía, ingeniería, programación… Pero debería dárseles un programa conjunto para saber aplicar todas estas cosas juntas, con participación de expertos, de sus abuelos, de niños mayores que ellos… Ahora agrupamos a los niños por edades y no por etapas de desarrollo.

No sólo necesitamos a gente capaz de resolver problemas de una forma creativa, necesitamos que tengan conocimiento y comprensión de la situación. Necesitamos una generación de niños geniales, valientes, capaces y felices de trabajar en equipo. Es necesario tener un sentido de equipo. Si el Real Madrid gana una copa, es para todo el equipo; no se le dice a un jugador que no ha metido los goles suficientes y la copa en esta ocasión no es para él. Los exámenes tienen que evaluar eso, las escuelas tienen que acreditar el trabajo en equipo.

¿Cómo mejorar la enseñanza en el aula?

En la escuela, cuando los profesores trabajan juntos, más que cada uno por su cuenta, aprenden más cosas más rápido. Pueden aplicar cosas que hacen otros colegas. En las mejores escuelas, los profesores a veces trabajan juntos, emplean tiempo en colaborar. Para ello, se necesita espacio, mejor organización de los horarios para tener tiempo de hablar con el resto del equipo docente, mejor iluminación, incluso mejores aseos…

Lo que marca la diferencia es cuando tanto profesores, como padres como alumnos se enfrentan a la pregunta de ¿cómo mejorar el aprendizaje? Se ha hecho un proyecto que medía la influencia de la iluminación y de la temperatura en las aulas para el aprendizaje. Con temperaturas altas y mala iluminación, el aprendizaje es malo. También es importante ver la situación del foco de luz, según el estudiante sea diestro o zurdo. Hay un montón de detalles que influyen: Los espacios, el entorno, el trabajo en equipo, laboratorios donde los niños puedan actuar en todas direcciones en lugar de estar sentados en filas… Creo que estamos empezando a entender esos detalles.

¿Qué opina de los profesores?

Los profesores son gente maravillosa y aportan la base del conocimiento cuando estás en la escuela. Me encantan los profesores, mi mujer lo es, yo solí serlo. A los de la “vieja escuela” les dejaría dialogar con otros profesores que ya están usando las tecnologías. Cuando vean cómo facilitan su trabajo, las abrazarán sin dudarlo.

Creo que el desarrollo profesional de los profesores debe abrazar el uso de las nuevas tecnologías en múltiples vías (más allá de utilizar un ppt en sus clases) para suplir las viejas fórmulas de enseñanza. Creo que los profesores deberían utilizar la tecnología aplicada al aprendizaje para su propia formación. Yo tuve 21.000 profesores todos online en Inglaterra durante cuatro o cinco años y todos se aconsejaban unos a otros, y comprendieron hasta qué punto las tecnologías aplicadas a la comunicación ayudan en la enseñanza.

Si permitimos que los profesores aprendan mediante las nuevas vías de aprendizaje, en lugar de usar las formas clásicas, lo conseguiremos mucho antes.

¿Qué opina de las tecnologías aplicadas a la enseñanza?

Creo que estaríamos locos si no abrazáramos la tecnología desde etapas muy tempranas de la educación. Sé que hay gente que quiere mantener las tecnologías fuera del alcance de los niños más pequeños, pero sabemos que los niños forman una comprensión de los conceptos, ellos construyen un desarrollo de la comprensión desde una edad muy temprana. Los niños con un teléfono en seguida entienden cómo se manda un email, cómo se hace un selfie, pero también comprenden que tienen una herramienta en sus manos con la que pueden enviar mensajes, subir una imagen online, pueden usarla en matemáticas en el colegio, pueden hacer trabajos en equipo…

Pienso que cuando la escuela abraza las nuevas tecnologías, el aprendizaje se vuelve más comprometido y cuanto antes aprendan los niños a usar la tecnología, más rápido lo harán. Sería una locura imaginar una escuela sin tecnología. Cuando cruzan la puerta de la escuela, los niños tienen teléfonos móviles. Tenemos la gran tarea de enseñar a los niños a comportarse de modo apropiado cuando usan las tecnologías.

Cuando miro alrededor del mundo, miro a Escandinavia, veo lugares donde los niños utilizan las tecnologías todo el tiempo en su formación: Están chateando con otros niños, hablan con niños de otras escuelas en clase vía Skype, comparten sus proyectos… Niños de Nueva York pueden compartir un proyecto con niños en San Francisco, en Japón, en India… Varias escuelas diferentes participando… Necesitamos niños que sepan manejarse en este mundo interconectado. Esto no va de usar google en lugar de una enciclopedia, va de usar las herramientas tecnológicas para vivir en el mundo que les espera. Tenemos que buscar qué cosas nuevas se pueden hacer con la tecnología, más que limitarnos a reemplazar las cosas que solíamos hacer.

Algunas personas cuando ven las nuevas tecnologías entran en pánico. Cuando yo iba a la escuela, trataban de prohibir el uso de las calculadoras, mientras mis padres trataban de impulsar el uso de las tecnologías en la escuela. Los países que se esperan a entrar en el mundo tecnológico, ya se están quedando atrás frente a los países que las están incorporando en el corto plazo, y surgirán grandes diferencias entre ambos.

¿Cuál será el futuro de la educación?

Creo que en el futuro, los profesores deberían aprender cómo “enganchar” a sus alumnos al aprendizaje. Espero que en el futuro las escuelas sobrevivan, porque yo disfruté de la escuela cuando era niño y disfruté también enseñando. Estamos viendo una evolución muy rápida que incluye la educación en casa, con muchas alternativas.

Ahora veo en las grandes compañías a gente desesperada buscando cómo mejorar el aprendizaje. Antes aplicaban formación, sentando a los empleados en aulas, pero ahora buscan aprendizaje; quieren que sus empleados sean capaces de aprender más rápido. Por primera vez en mi vida, veo que en las escuelas se empieza a indagar sobre cómo aprender mejor. Creo que juntos pueden lograrlo.

En el pasado ya tuvimos un diálogo entre la educación y la industria: Los empresarios venían a la escuela a decirte cómo ser un emprendedor o cómo afrontar tal carrera. Ahora dicen: Mejoremos juntos el aprendizaje. Esto me hace ser muy optimista sobre el futuro del aprendizaje. La pregunta es si la educación es el futuro del aprendizaje, o el aprendizaje es algo más. Los medios pueden convertirse en una forma de aprendizaje, pero espero que las escuelas puedan reaccionar lo bastante rápido para seguir formando parte de la educación del futuro.

¿Cómo debe afrontar España el futuro de su educación?

España es un país estupendo, con una gran cultura e historia, y también con una gran historia de la educación. Todo el mundo en España está preocupado por la política, para ver si finalmente se logra tener un gobierno. Pero según viajo por el mundo, veo que no se trata de la política, de los ministros, para marcar la diferencia en la educación; para mí son las familias, las características culturales las que hacen surgir el cambio. Creo que la gente en las escuelas tiene que ser valiente, tener confianza y dejar que el cambio llegue de abajo arriba, y los ministros y políticos tienen que ser permeables a ello y no alejarse del camino del progreso.

He tenido conversaciones muy interesantes con políticos en España. Creo que comprenden exactamente eso: Los políticos celebrarán el progreso, pero los niños, los profesores y las familias crearán el progreso allí. Creo que eso encaja con la propia historia de España, que no es el caso de Alemania o América, pero debería ser así en España. Creo que España tiene una verdadera oportunidad para confiar en su historia y conseguirlo de abajo arriba.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.