MONDRAGON UNIBERTSITATEA o cómo aprender fuera del aula

Conocí a Edurne Galíndez durante su exposición en el Matadero de Madrid durante el evento “Open EdEx España Meetup: Cómo crear y vender cursos masivos“.

Edurne es la coordinadora de eLearning en MONDRAGON UNIBERTSITATEA, una iniciativa nacida en 2007 tras la asociación de tres cooperativas educativas: Mondragon Goi Eskola Politeknikoa “Jose Mª Arizmendiarrieta” S.Coop., ETEO S.Coop.(en la actualidad MU Enpresagintza S.Coop.) e Irakasle Eskola S.Coop.

Tuvimos la ocasión de charlar con Edurne sobre los programas MOOCs que están elaborando, así como de la innovación educativa que se desarrolla desde la Universidad. Ella misma nos lo cuenta:

¿Qué es MONDRAGON UNIBERTSITATEA?

“Somos una Universidad muy joven, bastante dinámica y pequeña. Somos una cooperativa sin ánimo de lucro y nuestra estructura y nuestra forma de ser nos ayuda mucho en esa parte de la innovación: No somos una institución muy grande a la que le cueste moverse y siempre nos hemos ido adaptando a las necesidades del entorno, tanto desde la innovación educativa como desde las necesidades de las empresas y de los profesionales que se mueven a nuestro alrededor. Esto nos permite que el alumno entre en contacto con las demandas del mundo laboral durante su periodo de formación universitaria”.

La innovación en la Universidad

“En la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación tenemos dos líneas de investigación relacionadas con la Innovación Educativa:

En relación a la innovación más relacionada con las TIC, aceptamos que era algo que teníamos que incorporar, porque nos daría muchísimas posibilidades para hacer mejor lo que ya veníamos haciendo. Para nosotros, la educación es clave y desde el 2000-2002 empezamos con nuestro modelo educativo que en ese momento llamábamos Mendeberri. Hicimos un análisis con las empresas, las instituciones y los centros educativos de alrededor para ver cuáles eran las necesidades de los profesionales. Nos dimos cuenta de que lo que demandaban eran competencias transversales de los jóvenes que luego se iban a emplear en sus instituciones.

Entonces, modificamos nuestro modelo educativo para centrarnos en el estudiante y formarle en esas capacidades transversales, además de las capacidades técnicas, que ya vendrían dadas en su carrera teórica. El modelo surgido fue lo que luego solicitó la legislación relacionada con Bolonia: la formación en competencias.

En relación a las TIC, tenemos claro que las herramientas tecnológicas en sí, aunque hay que incorporarlas, no nos solucionan nada en sí mismas. Se trata del uso que hagas de esa herramienta tecnológica según el objetivo que persigas. Utilizamos por ejemplo Moodle en toda nuestra formación presencial y como apoyo también a todas las metodologías activas que se realizan en el aula”.

El modelo educativo

“Para nosotros es fundamental contar con nuestro propio modelo educativo, que nos permite formar a los estudiantes en las necesidades que la sociedad actual está demandando. Para poder ofrecer eso, tenemos que estar muy atentos a todo lo que está pasando alrededor.

Desde 2015, dedicamos muchísimo tiempo a reflexionar sobre cómo queremos que sea ese modelo educativo, ya mirando a medio-largo plazo. Nos hemos centrado en el 2020-2025, para ver qué tipo de perfil y de estudiante queremos que sea nuestro egresado. Le estamos dando una vuelta muy seria; todavía no hay ningún documento oficial, pero lo que queremos es seguir adaptándonos a las necesidades.

Estamos terminando de definir nuestro plan estratégico y tenemos entre manos la digitalización de la universidad. Queremos ofrecer al estudiante un portal digital de acceso a todos los servicios que tenemos para los estudiantes. Lo que queremos crear es un ecosistema en el que todos los participantes de la universidad podamos estar en contacto los unos con los otros y de ahí puedan salir respuestas a necesidades muy diversas, desde ponernos en contacto con empresas para conocer sus necesidades e identificar proyectos, a la colaboración que pueda haber entre los estudiantes de distintas facultades, a la comunicación entre docentes, investigadores y el mismo estudiante… Es un proyecto que ya está iniciado y en desarrollo durante el año 2017.

También estamos innovando en las metodologías de las titulaciones; son experiencias piloto que se hacen para ir mejorando los resultados de aprendizaje de los estudiantes en cada titulación. Por ejemplo, cómo romper los módulos para que las experiencias de aprendizaje sean más transversales todavía y relacionadas con las competencias, etc”.

Metodologías activas

“Trabajamos con metodologías activas, tanto en educación como en emprendimiento, en ingeniería… Nuestros estudiantes están continuamente aplicando lo que aprenden y también tienen un pie dentro de las organizaciones: Todos los grados y los másteres terminan con un proyecto fin de grado o fin de máster y se realiza en una empresa o en una institución, dando respuesta a las necesidades que ha tenido esa institución. Al final, los alumnos aplican todos los conocimientos que han tenido que adquirir a lo largo del curso en un caso real. Esto nos lleva a la innovación en docencia, a la innovación en evaluación… relacionado además con todas esas competencias transversales que necesitan los trabajadores hoy en día.

Las metodologías activas que se utilizan pueden consistir en un proyecto, un análisis de caso… dependiendo del objetivo que se plantee, pero se basa más en definir qué resultados de aprendizaje necesitamos que adquiera el estudiante y en función de eso se diseña el plan de estudio. La parte de la innovación más importante aquí sería el diseñar toda la titulación mirando a estos resultados de aprendizaje, pero de forma que se adquieran también esas competencias muy prácticas.

A la hora de definir los objetivos de una titulación, nos basamos en las necesidades del mercado para que esa persona luego se defienda perfectamente. Tenemos una relación muy estrecha con las empresas de alrededor. Conocemos mucho sus necesidades. Cuando hay que diseñar una titulación nueva, tenemos muchas entrevistas con ellos para ajustar bien este perfil del estudiante que tenemos que formar.

Nosotros hacemos primero un mapa general para ver qué competencias transversales exactamente queremos transmitir a cada estudiante en cada titulación, y se realiza una planificación a lo largo de todo el grado, por ejemplo, para ver con qué diferentes actividades tienen que ir adquiriendo ese conocimiento. Se va trabajando, se va evaluando, a través del trabajo en equipo, por ejemplo, a través de distintas simulaciones o experiencias que tiene que ir realizando el estudiante.

En todos los grados y másteres existe la obligación de hacer las prácticas e incluso un proyecto aplicado en el que el alumno tiene que demostrar todo lo que ha aprendido a lo largo de los estudios. Luego también tenemos muchos colaboradores que son profesionales expertos en algún tema en concreto que viene a darnos su input de teoría; vienen con su caso práctico y lo trabajan con los estudiantes, en algunas titulaciones más que en otras.

Un pilar fuerte nuestro también es la transferencia: todo lo que investigan nuestros docentes investigadores es aquello demandado por las empresas o las instituciones de alrededor. Todo el conocimiento que se va adquiriendo en esas investigaciones vuelve a transferirse en las carreras de la universidad.

Otra clave importante es que los alumnos también participan en la investigación con este modelo de transferencia, y que el aprendizaje es continuo: Todos los avances tecnológicos y los cambios sociales que tienen que ver con la sociedad de la información y las TIC nos permiten dar mejor respuesta a estos profesionales que tienen que adaptarse a las necesidades tan cambiantes de la sociedad.

Por otro lado, si ves cómo están organizadas físicamente nuestras aulas, comprobarás que no son aulas tradicionales. Evidentemente, sigue habiendo pizarra, pero todos los muebles son móviles, hay sillas que se pueden mover, y evitamos las filas de alumnos que se miran la nuca unos a otros apuntando hacia la pizarra”.

Formación online y MOOCs

“Tenemos también formación online dirigida sobre todo a profesionales: Entendemos que el trabajador que quiere seguir formándose o el que está buscando un nuevo empleo no puede venir al campus a formarse, y se le permite formarse online. Hemos tenido en 2016 nueve cursos de adaptación a grado, tenemos tres másteres oficiales, másteres profesionales, dos grados completamente on line…

Y luego estamos innovando, experimentando con distintas herramientas, como los MOOCs. Lo que hicimos fue diseñar un proyecto que nos permitiera aprender de esa experiencia piloto. Al final nos decantamos por la plataforma Open EdX, porque daba respuesta a las necesidades que nosotros teníamos en nuestros cursos: Queríamos cursos distintos en cuanto a la metodología; queríamos también experimentar con dos perfiles muy distintos y los cursos que diseñamos fueron completamente distintos:

Uno de los cursos, el de “Claves para la gestión de Cooperativas: experiencia Mondragón“, estaba muy basado en vídeos y orientado más a la reflexión y autoaprendizaje. El objetivo era transmitir los orígenes, los fundamentos del cooperativismo cuando surge Mondragón y reflexionar sobre todo ese concepto y lo que está pasando hoy con el cooperativismo.

En cambio, el otro MOOC era sobre seguridad informática y el objetivo era que conocieran unas bases teóricas mínimas pero muy llevado a la práctica, para que el usuario estuviera experimentando ya con criptografías, con técnicas de defensa y de ataque que utilizan los hackers en distintas webs, con el objetivo de defender la propia web de una institución. Ahí terminamos con una gamificación, todo muy práctico: Las dos últimas unidades eran un reto en el que tenían que crear grupos de ocho personas y defender su propio servidor (les dábamos un servidor por cada equipo); en la última fase, tenían que atacar los servidores de los otros participantes utilizando lo que habían aprendido a lo largo del  curso.

Son dos experiencias completamente distintas que nos han ayudado a conocer la utilidad de los MOOCs de una forma muy diferente: Una cosa es el usuario que sólo quiere aprender; en el curso de Cooperativismo, los alumnos aprendían muchísimo los unos de los otros, compartían experiencias de las cooperativas que ellos representaban o en las que estaban trabajando, contrastando esa visión individual con lo que es el cooperativismo en la zona de Mondragón. Era muy participativo. Se ven claramente dos perfiles distintos: uno por ejemplo trabajaba bastante menos en redes sociales y los de Seguridad informática trabajaban bastante más en redes.

Ahora lo que queremos es seguir experimentando con los MOOCs, ver qué otras posibilidades nos pueden ofrecer estas herramientas e incluso traspasar lo que hemos aprendido con los MOOCs a las otras modalidades de formación que tenemos, como la online más formal y la presencial. Hemos utilizado en los MOOCs la peer to peer evaluation de forma bastante amplia, y puede ser llevado a un Moodle o a otra plataforma. Hemos ofrecido los badgets (insignias digitales) en los MOOCs y también le estamos dando una vuelta a qué tipo de badgets podríamos ofrecer y con qué objetivo. Otro tema que tenemos entre manos es el de los learning analytics, para incorporar algún proyecto innovador”.

Formación presencial

“Tenemos un grado en liderazgo emprendedor e innovación (LEINN). En este caso, lo que queremos son personas innovadoras y emprendedoras, y eso dándoles teoría, pues difícilmente se puede conseguir.

Es una carrera completamente rompedora. El estudiante, con sus colegas de curso, crean una empresa desde el primer día de clase. Entonces, tienen que ir planteando cómo van a gestionar esa empresa para que sea rentable. Tienen muy pocas clases teóricas, porque la teoría que tienen que aprender no tienen que memorizarla.

Cuando crean esa empresa ellos mismos, tienen que empezar a gestionarla, van consultando esa información que necesitan para ir avanzando en el proyecto, y van haciendo distintos proyectos para sacar dinero de esa empresa, ya que tiene que ser rentable.

La evaluación en esta carrera es individual pero también es grupal o de proyecto o de la compañía que tienen creada.

Es algo que está teniendo un éxito tremendo. Esas empresas que han creado muchas de ellas continúan cuando ellos terminan de graduarse.

Aquí sí que las competencias de los alumnos son realmente distintas. Para esto hacemos lo que se llama el “casting”, una prueba en la que se imaginan la situación, porque la metodología es tan activa, que una persona que no encaja con esta forma de ser no va a estar cómoda en esta titulación. Se hace esta prueba para ajustar las expectativas con lo que luego van a vivir.

Tienen viajes en todos los cursos: El primer año van a Finlandia, porque esta carrera se diseñó basándose en la metodología finlandesa de Team Academy; el segundo año van a California; el tercero van a China y el cuarto año se dedican a hacer su proyecto fin de grado, pero que sería un proyecto en otra empresa. Es un grado oficial, validado por Aneca”.

La experiencia contada desde dentro

Para conocer la experiencia de LEINN desde dentro, en LearningLovers.org tuvimos la ocasión de entrevistar a Ander Alberdi, un graduado que finalizó su carrera en diciembre de 2016:

“Cuando llegué a la universidad, tras segundo de bachiller, estaba un poco harto, muy cansado de lo de siempre. No era buen estudiante, pero sí tenía mis inquietudes y me gustaba el mundo de la empresa y de la tecnología, la innovación, todo lo que venía de Silicon Valley desde los medios… No me apetecía volver a meterme en una clase, y vi que esto de LEINN merecía la pena probarlo porque sí que me iba a ayudar a desarrollar mis inquietudes.

Ahora, además, lo puedo ver mirando hacia atrás, porque si me hubiera metido en una clase, aunque estudiara empresa, al no tener ese espacio y no darme la libertad a mí mismo de permitirme trastear y poner mis inquietudes en práctica, pues se hubieran quedado en meras ideas. En LEINN sí que hay ese marco en el que te obligas a ti mismo junto con tus compañeros a trastear, a ver qué te gusta, a investigar si algo aporta valor a alguien, si ese valor se puede traducir en un contrato de venta… Tienes 18 años y vuelves a la oficina pensando: “Ahora tengo que firmar un contrato de venta; esto ¿cómo lo hacemos?”

Los cinco pilares de LEINN

El grado se basa en cinco pilares:

  1. El primero es “learning by doing”, es decir, aprender haciendo. No hay clases durante primero y segundo curso. Sólo durante un semestre cada año hay clase dos días a la semana, bastante intensivos (ocho horas). Los otros tres días, y el resto de la carrera, no hay un aula; hay un espacio de oficinas en el que tú vas y tienes que desarrollar proyectos. También salimos a la calle porque hemos quedado con algún cliente para presentarle nuestra idea o para hablar de algún tema, o para asistir a un evento y aprender.
  2. El segundo pilar es el trabajo en equipo: Los 30 alumnos de clase fuimos divididos en dos equipos de 15 y 15. Con tu equipo estás durante los cuatro años de carrera.
  3. El tercer pilar es que se crea una empresa real. En primero es una sociedad estudiantil y en segundo ya es una cooperativa para el resto de la carrera. En primero hay una clase de Derecho para enseñarnos cómo registrar una asociación o una cooperativa, porque luego tienes que ir tú mismo a registrarla.
  4. El cuarto pilar consiste en que cada equipo tiene durante los cuatro años un entrenador de equipo o team coach, que se puede asemejar al entrenador de un equipo de fútbol. Tenemos dos sesiones semanales en las que nos juntamos todo el equipo y también el coach y hablamos de diferentes temas, organizamos, aprendemos… pero al final, el partido lo jugamos nosotros y tenemos que decidir dónde pasar la pelota y a veces equivocarte, y muchas veces el coach sabe lo que va a ocurrir pero te deja ir hacia adelante y cometer el error, porque es donde va a ocurrir el aprendizaje.
  5. El quinto pilar es basarse en las pasiones del estudiante. La pregunta del primer día es: “¿Qué es lo que quieres hacer?” No hay nadie que te diga lo que hay que hacer ni viene Mondragón a darnos proyectos: Simplemente puedes trabajar en lo que quieras. Eso a lo que vas a dedicar el tiempo sale de ti”.

Aprendizaje basado en el desaprendizaje

“Los primeros seis meses son muy radicales, porque se da poca información de cómo funciona la carrera. Luego ya aprendes más y hay grados de evaluación y una guía que te sirve para llevar el equipo en la empresa.

Los primeros seis meses se entienden como de “desaprender”, porque la mayoría venimos de un sistema reglado en el que siempre hemos sido dichos qué hacer en cada momento y qué estudiar y qué aprender. En mi caso y en el de la gran mayoría, en los primeros seis meses nos hemos perdido. Empezamos a hacer los primeros trasteos, pero es completamente diferente a todo lo que has vivido hasta entonces.

Aprendizaje basado en la práctica

No tenemos que contarles la idea que llevamos a cabo. Simplemente suelen estar al tanto de lo que hacemos, pero puede haber cosas que se cuentan a las dos semanas. Nos basamos en una necesidad que detectamos y creamos un proyecto. Por ejemplo: Creemos que las empresas pequeñas no tienen medios ni conocimiento para comunicar en las redes sociales ni saben cómo hacer una página web. Podríamos asociarnos con alguien para dar solución a este problema.

Durante todo el grado, acabas haciendo muchas cosas, no es una sola idea. Las ideas mueren y nacen cada semana. Hay cosas que duran más tiempo porque quizá tienen sentido; trabajas durante unos meses con un cliente porque le ha parecido atractivo lo que le has propuesto. Yo lo último que he hecho es el proyecto de fin de carrera en Gamesa, que he presentado en diciembre de 2016 y ya me he graduado, pero nunca te vas, siempre sigues aprendiendo.

Gamesa es una empresa líder en España que hace turbinas eólicas; he hecho el proyecto en el departamento de innovación, dentro de la unidad de Servicios, porque Mondragón tiene un máster parecido al LEINN pero de 18 meses que se imparte de manera ejecutiva para gente de empresas; yo conocí a mi jefe ahí y me pareció interesante el proyecto que estaban llevando dentro de la empresa para diseñar un proceso en el que se pasaran las ideas internas; me comentó que necesitaban contar con un “leinner” que apoyara”.

Los cuatro liderazgos

“Al principio de la carrera, te dicen que hay cuatro posiciones de liderazgo:

  1. Uno es el financiero, que es el que lleva las cuentas, controla cuánto se ha facturado, se encarga de pagar el IVA, la cuenta de autónomos…
  2. Luego hay un líder de clientes, que tiene que llevar la gestión de los clientes, qué clientes tenemos, con qué clientes hemos repetido, qué ofertas se han hecho…
  3. Hay un líder de comunicación, que se encarga de la marca de la empresa, qué canales de comunicación se utilizan, cómo nos damos a conocer, cómo nos comunicamos internamente,
  4. y luego hay un líder del equipo.

Esos cuatro puestos se van reinventando y los vamos re-entendiendo dentro de la carrera. Yo creo que una parte muy potente de la carrera es que potencia el liderazgo natural dentro del equipo y te da la oportunidad de explorar esa parte. Esto no ocurre en ningún otro lugar en el mundo. Probablemente haya más programas educativos de diferente tipo de innovación o emprendeduría, pero estar en un equipo de 15 personas y con 18, 19 y 20 años, porque lo estás haciendo bien y crees que puedes aportar, das un paso adelante y decides ser el líder de “no sé qué”, te pone en un foco y la gente espera cosas de ti y te ves a ti mismo como líder.

Entendemos que todos somos líderes y hay ocasiones en las que quizá tienes esa posición de liderazgo y tienes que liderar, y otras en las que tienes que darte cuenta de que no estás en el foco y tienes que dejarte ser liderado, pero quizá puedes aportar más en la empresa haciendo otras cosas como crear más clientes.

Puede ocurrir que, por ejemplo, en segundo año estés en una posición de liderazgo y eso te limite para ciertas cosas, porque estás viendo otras cosas diferentes, y en tercero, cuando te libras de esa posición, te dediques a visitar más clientes, que en segundo a lo mejor no tuviste tanta ocasión.

El cambio de rol es autogestionado en las reuniones semanales que hacemos entre todos y el team coach; aquí vemos qué proyectos están en activo, compartimos aprendizajes, compartimos qué libro hemos leído y qué nos ha aportado para este proyecto y cómo lo hemos aplicado… Leemos al año en torno a 20 ó 25 libros. Hay que hacer 40 puntos. Son textos de marketing, innovación, empresa, emprendeduría…

Las asignaturas

Todo lo que ocurre en la carrera es tan real como tú quieres que sea.

  1. En primero de carrera hay cinco asignaturas, que son Derecho, Matemáticas, Economía de la empresa, Informática e Inglés de los negocios, que se dan durante un semestre dos días a la semana.
  2. Luego en segundo hay otras cuatro asignaturas: Estadística, Contabilidad, Ética y Design Thinking. Luego hay talleres de herramientas digitales.
  3. En tercero hay un proceso de especialización, en el que durante un semestre, dos días a la semana, te especializas en Negocios digitales, Economía de la experiencia o Emprendeduría social.
  4. En cuarto hay un proceso de startup en el que tienes diferentes talleres y se trata de crear el plan de negocio de una idea. Esta parte del startup process en cuarto es más reglado que el resto de la carrera. Hay talleres de Estrategia, Marketing, Negocio digital, Desarrollo tecnológico, Ética, Sostenibilidad, Finanzas y Derecho, con el objetivo de completar el plan de negocio (business plan). En la mayoría de los casos de la gente de mi generación, se quedaron simplemente en eso, en el documento que entregas al final. Pero llegar a esos talleres y a la creación de ese plan de negocio con la experiencia práctica de haber estado trabajando en el equipo y la empresa en los tres años anteriores, te hace entender el módulo de Estrategia o el módulo de Marketing de una manera diferente: Te hace pensar: ‘Ah, vale, esto que hablamos de estrategia general para luego sacar líneas de acción y luego acciones más concretas, es lo que nosotros hacíamos, aunque lo llamábamos de otra manera. Esto de misión, visión y valores es lo que nosotros hacíamos cuando nos juntábamos una vez al año dos días en el monte y planeábamos todo este año’. Con la gente con la que he tenido oportunidad de hablar (amigos míos que han estudiado otra cosa) seguían una teoría que en muchos casos no podían casi ni entender o no sabían qué hacer con ello”.

Aprendizaje basado en competencias

“Lo que probablemente sea la esencia de LEINN es que se basa en competencias y no en contenidos. En la universidad tradicional te dan unos contenidos (la asignatura de Derecho, de Historia de la empresa, de Macroeconomía) y con esos contenidos te buscas la vida. Lo de LEINN es más un marco de aprendizaje donde ganas las competencias, y luego tus pasiones, o lo que realmente quieras aprender, dictaminará lo que vayas a aprender.

Lo que aporta LEINN es el marco donde se adquieren las competencias. Hay 21 competencias que sobre todo a finales de tercero y cuarto se van revisando, para ver hasta qué punto las has desarrollado y dedicar ese último año a implementar las más flojas”.

Aprender viajando

“Una parte guay, sobre todo cuando eres un estudiante de bachiller aburrido y llegas a la universidad, es que en LEINN hacemos unos viajes. En 2017 el programa LEINN cumple nueve años, pero cuando empezaba estaba mucho menos estructurado. Como el modelo se exportó de Finlandia y allí llevan ya 24 ediciones, en primero de carrera nos vamos dos meses a Finlandia para aprender de los de allí y estar con los estudiantes licenciados de sus proyectos. Algunos salimos de casa por primera vez. En un grupo así, el equipo se hace fuerte y se aprenden diferentes cosas.

En segundo vamos un mes a San Francisco o Silicon Valley por el ecosistema de startups y las grandes corporaciones tecnológicas, y para entender también cómo es posible una sociedad en la que la mayoría de la gente quiere emprender o está por ello, más allá de la posible burbuja que pueda haber, que por supuesto la hay; pero es ver las ganas de comerse el mundo que pueda tener la gente.

En tercero, vamos dos meses a China y dos a India como países emergentes, bueno, ya emergidos… También es un cambio radical. Por una parte está India, algo que puede ser tan diferente, donde estamos en Pune, cerca de Bombay; luego, durante una semana, hacemos un gran viaje en el que vamos a Calcuta, donde estamos tres días de voluntariado en la Fundación Madre Teresa de Calcuta, y luego cogemos un largo tren como de 30 horas y vamos al Taj Mahal y allí hacemos una reflexión de cómo hemos vivido todo el viaje y cómo esto nos afecta a nuestra vida, porque sí te ves expuesto a grandes cambios y a situaciones que no vivirías en tu día a día, que no tendría un chaval de 20 años normal, y es interesante compartirlo con tus compañeros, que a estas alturas de la carrera ya son las personas más cercanas a tu vida, más allá de tu familia o tus amigos.

En 2016 se lanzó el primer LEINN en China. Han mezclado la mitad  de alumnos chinos y la mitad de partes del mundo (de Sudamérica algunos, españoles..).

A Finlandia vas muy joven, con todo el grupo, y aunque sales de la zona de confort, sigues en tu grupo, como en una especie de Erasmus; en San Francisco la experiencia está bien y se aprende mucho. Hoy en la empresa se sigue hablando de diferentes cosas que aprendí en San Francisco. Sin embargo, San Francisco es muy parecido a lo que ves aquí; pero China e India quizá sí sea el viaje que más impacta a la gente y sales cambiado.

A mí me gusta entender China, no de la manera ridícula que muchas veces se entiende en Occidente como la gente que copia; una vez que has estado en China y ves cómo hacen negocios o has visto cómo funciona todo, entiendes China de una manera diferente. Primero partes de que no entiendes nada y eso es parte del desconocimiento que puede haber aquí de la rapidez con la que puede ir todo ahí. Experimentar la rapidez con la que se mueve todo en China y ver cómo eso te empuja a trabajar al 100%, te empuja a estar 10 ó 12 horas al día intentando llevar un proyecto adelante, con más ganas de las que has tenido nunca en tu vida.

Y luego está India. Tampoco quiero caer en los clásicos tópicos de que ver la pobreza te cambia la vida al ver lo afortunado que eres. No todo es pobreza, también hay universidades y centros tecnológicos que impresionaban bastante y ves cómo la gente está innovando con pocos recursos y para satisfacer mercados de población con poco dinero; eso me parece interesante, es lo que se llama la base de la pirámide.

A un empresario español que quiera ir para allá, habría que aconsejarle en función de su sector. Pero en general, como probablemente tenga cantidad de prejuicios que serán equivocados, lo primero que le aconsejaría es que hiciera unas vacaciones con su familia en la que no haga un tour turístico por China, sino que salga del hotel y comprenda cómo la gente se comporta en su día a día, cómo se relaciona; también que se haga un viaje de negocios con una cámara de comercio, donde probablemente le faciliten cosas, y que entienda cómo un consumidor chino consume su producto, que productos sustitutivos tienes…”

Qué pasa después

“Tras el proyecto de fin de carrera, nos hemos sentado a hablar de qué hacer con la cooperativa. Ha habido casos de gente que no ha continuado, otros han continuado y hay proyectos interesantes, y en otros casos se han juntado dos y han intentado llevar algo hacia delante.

A mí me dijeron que a partir de diciembre de 2016 querían que siguiera un tiempo más en Gamesa, aunque actualmente ya no estoy allí. Al final de LEINN sales con una narrativa: ‘Soy Ander Alberdi y me gustan este tipo de cosas y he desarrollado estos proyectos, he hecho estas cosas y ahora personalmente me veo enfrentando estos retos, quiero hacer esto en el futuro y creo que quizá tiene sentido hacerlo en esta empresa. Es un argumento distinto al clásico de “dame trabajo”’.

Otros LEINNers como Enrique Cat (de nostoc Biotech) o Gubianas, Gala Freixa, Carlos Sandoval y Gonzalo Mestre (de sheedo) han presentado sus proyectos como emprendedores y han resultado ganadores y finalistas respectivamente en los Global Student Entrepreneur Awards, que se celebran cada año para premiar a los estudiantes universitarios que realizan una actividad empresarial durante su periodo lectivo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s