Robótica educativa en Global Robot Expo

Kazuhiko Koshikawa, embajador del Japón, nos sorprendió con un perfecto castellano. A continuación, nos dejó perplejos: Comenzó a hablarnos de Juanelo Turriano, el relojero de la Corte de Carlos I, y su “hombre de palo”. Además de relojero, Juanelo fue matemático, astrónomo, ingeniero, arquitecto… Su verdadero nombre era Gianello Torriani (nació cerca de Milán, en 1501). El Milanesado donde vivía pasó a formar parte del imperio de Carlos I y V de Alemania, y Gianello fue llamado a Toledo por el embajador para convertirse en el relojero de la corte.

Además de construir una gran variedad de relojes, algunos de ellos complicados artilugios de astronomía (se dice que Carlos I entendía los relojes como verdaderos instrumentos científicos), mediante sus conocimientos de mecánica y relojería, Juanelo se convirtió también en constructor de autómatas, de los que se conservan algunos en Europa. Sin embargo, el más famoso de ellos, el “hombre de palo”, no ha dejado rastro, hasta el punto de haberse convertido en leyenda. Se piensa que estuvo instalado en los alrededores de la calle del “Hombre de palo” en Toledo,  cercana a la catedral. Parece ser que fue quemado por la Inquisición al decretar que estaba poseído por el maligno. Se cree que la intención del autómata era recaudar dinero bien para el propio Juanelo, bien para un hospital de beneficencia que se estaba construyendo en aquel momento.

Se dice que el hombre de palo tenía una ranura por donde insertar las monedas, y que como agradecimiento hacía una genuflexión. Algunos creen que era conducido por las calles de Toledo por un raíl y otros cuentan que funcionaba a cuerda y andaba por su propio pie. Puesto que tampoco ha quedado rastro de sus planos, no hay forma de confirmarlo. Desde 1987 existe en España la Fundación Juanelo Turriano, encargada de mantener la memoria del sabio italiano y su obra.

500 años después de aquel suceso, Kazuhiko Koshikawa lo rememora para celebrar la aparición del primer humanoide en España, durante el acto de inauguración de la Global Robot Expo celebrada en Madrid. Koshikawa considera que esta primera edición de la feria es el inicio de una relación de cooperación para compartir experiencias y conocimiento científico entre Japón y España en el campo de la robótica. “Hasta el camino más largo comienza con un pequeño paso”, nos dice Koshikawa, según reza un viejo proverbio japonés.

IMG_20160128_114808_15CS

A continuación el embajador nos presenta al profesor Takanori Shibata, del Tokyo Institute of Technology. Shibata sostiene en sus manos al Robot Foca PARO, algo que podría parecer un simple peluche de cría de foca, pero que es en realidad un complejo robot con un coste de desarrollo inicial de 15 millones de dólares. PARO es utilizado generalmente para pacientes con demencia y en cuidados paliativos del alzheimer, aunque también en algunos países como Dinamarca se está empleando en la educación especial de niños con autismo.

Este robot aprobado por la FDA en EEUU como dispositivo médico, cuenta con 32 procesadores, tres micros, 20 sensores táctiles que cubren su piel, bigotes sensibles al tacto y un sistema de motores que activan sus aletas y cuerpo de manera silenciosa. Responde al tacto, a ser sostenido en brazos, a la mirada, a la temperatura, a la luz, al sonido y a la dirección del que proviene el mismo y es capaz de recordar nombres, caras y acciones que generan una reacción positiva en el humano. Puede simular emociones y estados de ánimo como la sorpresa, la alegría y la ira, lo que ayuda a crear la ilusión de que se entabla una relación con él. También emula el sonido de un bebé foca auténtico. Como los animales de compañía reales, puede tener efectos positivos para paliar la depresión y la ansiedad, pero no es necesario alimentarlo y nunca muere (¡aunque no se puede meter en la lavadora!).

 

 

Más robots emocionales

Aisoy Robotics

Aisoy1 V5 es un robot emocional; se basa en las capacidades sociales como método para construir un vínculo emocional entre los niños y el robot con el fin de que la experiencia de aprendizaje del niño sea más atractiva y duradera. Se puede mantener una interacción con él a imagen y semejanza de la que se produce entre humanos: Reacciona al tacto y a la mirada; comprende el habla con algunas limitaciones, aunque nos informan en Aisoy Robotics que lo están depurando para que el entendimiento sea mayor y sea posible mantener con él una conversación más o menos inteligente; así, se podrá utilizar a modo de tutor al que consultar para que él responda de manera reactiva, o bien para que él escuche algún tema y proponga de forma proactiva si el niño quiere saber más sobre ello.

 

 

Aisoy1 V5 puede ser utilizado de dos formas:

  1. Una, programando todo en forma libre, con algoritmos de programación visuales muy sencillos, tipo Scratch, para niños de 8 a 12 años. Para niños un poquito mayores existe una versión Blockly que se maneja con una tableta; esta versión también se puede utilizar con un lenguaje de programación más profesional, con el que añadir todos los ingredientes con distintos fines. Dos ejemplos interesantes por lo dispares, son el de la Comunidad Valenciana, donde están haciendo clases de teatro en más de 60 colegios de diferente índole, con proyectos transversales (en el sentido de que no sólo es programar el robot, sino contextualizar la obra, desarrollar los diálogos, diseñar vestuarios y escenarios, construirlos y luego, ejecutar la obra..); y el de Francia, donde han utilizado el robot dentro de la instalación de un sistema domótico. Lo que hacen allí es programar el robot como un método de aprender tecnología y programación.
  2. La otra modalidad es un aprendizaje en modo autónomo, que tiene una funcionalidad proactiva, como la mencionada antes, pero también reactiva en el sentido de que se está desarrollando toda una serie de puzzles, mini-juegos, etc. a proponer sin necesidad de programar, lo que permite obtener píldoras de información y en algunos casos, que se investigue una cosa determinada al margen del robot, y luego se consulte con él lo descubierto para que el robot dé un refuerzo, normalmente positivo, o de apoyo si es necesario que el niño se esfuerce un poquito más.

IMG_20160128_140328

Educación especial: Existe la certeza de un caso en EEUU de un niño que llevaba varios años sin hablar y con 6 semanas estableciéndole su madre pequeñas rutinas delante del robot, empezó a articular palabras y a adquirir un vocabulario.

Formación de formadores: En relación a los recursos para formadores, desde Aisoy Robotics están trabajando con contenidos que se puedan consumir en el aula en general, no sólo para la clase de tecnología.

Nuevos usos: Un uso sorprendente del robot se ha dado por un cliente en Holanda: Se lo ha puesto a su suegra como robot de compañía, ya que se divierte con él.

Futuros pasos: Desarrollar toda la parte de interacción basada en el lenguaje y programación, que dará lugar probablemente a nuevas funciones y nuevos tipos de robot.

Casual Robots

Desde Casual Robots se ofrece Reeti, un producto que para educación se está utilizando mucho, porque lo más importante de él es que crea empatía. Siempre se ha visto una diferencia entre máquina y persona, donde la gente identifica al robot como un ordenador. Desde Casual Robots se intenta preparar a la gente para que esa parte o esa utilidad, sea más divertida al trabajar con ellos.

 

 

En escuelas: En escuela, hay que tener en cuenta el precio. Es necesario abarcar desde productos donde por alumno no haya un coste de más de 100 euros, hasta Pepper, un robot capaz de comunicarse y de interpretar las emociones, que también se emplea en educación y que vale más de 20.000 euros la unidad. Lo importante es que sea versátil, escalable y que sea útil en la enseñanza.

Educación especial: En educación especial, casi todas las líneas de robótica cuentan con ello, tanto para niños como para personas mayores. Está demostrado que funciona.

Futuros pasos: Desde Casual Robots se plantea crear el mayor centro de Europa en Madrid de robótica, para ser pioneros en el intento de crear una cuna de nueva generación donde la robótica se disfrute como en su día se disfrutó con los ordenadores.

 

Montar antes de usar

Artec

Artec es una empresa japonesa. Funciona como proveedora desde 1960. Ofrece la construcción de figuras con piezas (tipo lego) que se programan al estilo Arduino. Cuenta con tres tipos diferentes de programación, desde la más simple a la más compleja. Permite aprender a programar paso a paso. El modelo mayor disponible (Robotist Advanced) muestra hasta ocho formas diferentes, a modo de ejemplo de lo que se puede llegar a crear, ya que este paquete es totalmente programable y permite construir cualquier cosa imaginable.

IMG_20160128_125254

Ventajas: Son tan fáciles de construir por estar basados en piezas, que el niño emplea la mayor parte del tiempo en aprender a programarlos, no sólo en montar la estructura.

Educación especial: Cuentan con bloques de mayor tamaño (Primary 30) que son más sencillos de manejar.

IMG_20160128_125234

Experiencia en los colegios: Se emplea en la enseñanza de mecánica y está adaptado al CV oficial japonés.

Formación de formadores: Hacen formación a los profesores para que aprendan a programar los robots y luego ellos puedan enseñar a los niños.

Feedback: Reciben la impresión de que es un sistema muy fresco. Trabajan en distintos países, como Australia, donde los profesores les comentan que está siendo muy bien recibido por los niños porque disfrutan utilizándolo.

Futuros pasos: Crear dispositivos amigables; especializarse en programación para secundaria.

 

Listos para empezar

BQ

Para acercar la tecnología a la gente, es necesario que los niños puedan ver cómo se hacen las cosas y descubrir qué hay dentro. Zowi es un robot de BQ que desde el primer momento al sacarlo de la caja ya funciona, ya se mueve, ya interactúa contigo. Tiene las funciones básicas: Puede andar, puede bailar… Pero estas funciones, al cabo de un tiempo, llegan a aburrir al niño. Por eso, se puede manejar desde la tableta o el móvil con una aplicación, para teledirigirlo. También es programable. Se van desbloqueando proyectos que la aplicación va introduciendo cada periodo de tiempo, para que vaya haciendo cada vez más cosas. Tampoco acaba ahí; si a un niño o niña le interesa mucho la programación, puede ir a la herramienta Bitbloq, una página de BQ basada en programación tipo Scratch, que es un lenguaje más sencillo que ellos pueden entender fácilmente. Si además les interesa mucho la tecnología y quieren aprender más del robot, éste se puede abrir, se puede ver qué hay dentro, se puede ver la placa, los sensores, conectar o desconectar, entender por qué funciona así. Para comprender la tecnología es necesario tener acceso a ella. No sólo se pretende que los niños usen o jueguen con la tecnología, sino que aprendan a crear tecnología. Esto es un proyecto para niños más pequeños, a partir de 8 años.

 

 

Experiencias en escuelas: Están colaborando con la Comunidad de Madrid en algunos proyectos educativos para alimentar la asignatura de tecnología.

Formación de profesores: Forman a los profesores para que luego puedan impartir esas clases de tecnología y de robótica a los más pequeños. En un Instituto de Las Rozas BQ tiene un taller de tecnología para chicos de la ESO. También colabora con editoriales en la elaboración de contenidos educativos. Apoyan a los profesores para saber qué proyectos van a desarrollar.

Educación especial: Están llevando a cabo proyectos.

 

Robots programables

Aldebaran Robotics

En Aldebaran, programan a NAO, que es muy sencillo. Es ampliamente programable, desde un nivel bastante básico. Son como cajitas, que van encadenadas. Se pueden hacer tareas en serie y a veces también en paralelo. Por ejemplo, no es posible hacer que se levante y se siente a la vez, porque son movimientos que entran en conflicto, pero sí se puede hacer que mire a alguien o a alguna cosa mientras se está sentando, por ejemplo. Esto sería lo más sencillo. Luego es posible programar en Python, que sería un paso más, para chicos y chicas de primaria o secundaria. Phyton también abarca a especialistas en robótica.

 

 

En las escuelas: Ésta es una plataforma que está mucho más desarrollada que en el resto de robots. Tiene dos cámaras, con las que es posible hacer desarrollos, por ejemplo de detección de caras; ya vienen algoritmos preparados para que se puedan utilizar esas llamadas a esas funciones, de tal manera que un niño va a ver de manera muy sencilla cómo el robot va haciendo lo que él quiere en pocos pasos, sin tener que hacer un desarrollo exageradamente grande que en un curso no podría ser viable. De esta manera, es adaptativo de niños a adultos. La documentación está en su página web. La API está disponible tanto en C como en Phyton y cuenta con muchas funciones. Por ejemplo, las más destacables son detección del género de una cara humana, qué edad tiene, si está sonriendo… Puede saber de qué color es la ropa que lleva esa persona, también puede detectar obstáculos…

Educación especial: Hay un programa que se llama el ASK Nao (Autism Solution for Kids) que está enfocado a niños con autismo. Nao recrea un estado; por ejemplo, se pone a llorar. Entonces le pregunta al niño: “¿Tú qué crees, que estoy triste, contento o eufórico?”, por poner un ejemplo de tres estados, y el niño tiene que responder. Si el niño responde correctamente, le anima a seguir con estas preguntas. Después de unas cuantas preguntas, le hace un baile a modo de premio. Si no ha dicho las respuestas adecuadas, le anima a seguir intentándolo porque seguro que aprenderá a detectar los distintos estados de ánimo. El niño mantiene más la atención con el robot que con un adulto.

Formación de profesores: Lo ideal es que ellos también sepan programar a los robots para poder decirle al niño qué es lo que está programando; todo adulto tiene un niño dentro y sale cuando se pone NAO en funcionamiento. A todos les ha encantado el curso, no sólo a nivel de programación, ya que se pueden incluso crear movimientos, crear un baile, ponerle la música, guardarlo todo y él va a representar esa coreografía con esa música siempre de la misma manera, sin errores.

Futuros pasos: En Aldebaran están intentando entrar en los colegios, para que entiendan la capacidad educativa que tiene el producto, y más adelante también para desarrollos a medida. Colaboran con empresas y hacen desarrollos completamente personalizados.

 

Midland

En Midland, el tema educativo tiene dos vertientes: El robot humanoide, que viene programado con unos movimientos determinados, y luego mediante el software que se pasa desde la página web del fabricante, con el que es posible hacer los movimientos que se deseen. Se trata de desarrollar la imaginación de cada uno.

Con el humanoide, se aprenden otras cosas además de las habilidades de programación. Por ejemplo, si se quiere que levante una pierna, el robot tiene que ladear el cuerpo para que compense el peso y no se caiga.

 

 

En escuelas: Llevan con robótica poco tiempo, sólo dos meses. Tienen sólo el humanoide. Sí han acudido a ellos muchas escuelas que quieren desarrollar este tipo de actividades con los niños.

Formación de formadores: No trabajan directamente con los profesores. Trabajan con distribución. Habría que dar la formación al distribuidor y el distribuidor al colegio, instituto o centro correspondiente.

Feedback: Lo reciben mediante la página web. Pasan esa información a los fabricantes cuando no lo fabrican ellos, y a los desarrolladores cuando es de producción propia (aunque ellos no fabrican dispositivos educativos).

 

Formación en robótica

Camp Tecnológico

Camp tecnológico imparte formación en toda España. Cuentan con un coordinador en Madrid y la central está en Bilbao. Aportan los monitores y el material didáctico, aunque no son desarrolladores de productos de robótica. Utilizan contenido educativo para edades entre 4 y 17 años. Funcionan como preescolar para colegios, como módulos de educación en fin de semana y en campamentos. Utilizan robots que dan un primer acercamiento a la tecnología, para que los niños vayan entendiendo la forma de pensar adecuada para desarrollar algo de este tipo, como el pensamiento secuencial. El siguiente paso es avanzar a Scratch, que es una programación por bloques, y ya conociendo Scratch se abre todo un mundo de posibilidades. La idea es empezar desde lo más básico comprendiendo las ideas y los conceptos principales y hacer un diseño de complejidad hacia conceptos más difíciles, como puede ser Arduino, y sobre todo, enseñarles una tecnología y luego plantearles retos para que después sean los niños quienes tengan que pensar cómo realizarlos. Se plantea un problema y ellos buscan la solución. Primero se presenta la tecnología y a continuación se propone un reto para ver lo que han aprendido y cómo se aplica esa tecnología.

IMG_20160128_130553

 

Nueva asignatura de Tecnología, Programación y Robótica

 

A partir del curso 2015-2016, se ha implantado la nueva asignatura de Tecnología, Programación y Robótica en el currículo de la Comunidad de Madrid para primero y tercero de ESO, ampliándose a segundo y cuarto de ESO en el curso 2016-2017.

Si antes la tendencia era el bilingüismo, ahora que todos los institutos son bilingües en un 80-90% en Madrid y otras comunidades, la nueva tendencia que llega es que sean bilingües y tecnológicos. Es un mercado abierto en el cual se puede trabajar.

 

Crea Robótica Educativa

En Crea Robótica Educativa imparten cursos de todo tipo: Para alumnos, extraescolares, curriculares y formación docente. Cubren desde los 3 a los 18 años con diferentes kits de robótica y también con impresión 3D. Habitualmente trabajan con las AMPAS, el colegio les cede el espacio y organizan clases extraescolares, de forma que se acercan al centro para impartir sus clases.

Formación de profesores: Forman a los profesores, les ayudan en la selección de equipos, sobre todo ahora con la asignatura de Tecnología, Robótica y Programación, ya que no están acostumbrados a utilizar este tipo de tecnologías. Les han ayudado a seleccionar los equipos y a entender cómo manejarlos, a planificar sus actividades dentro de clase.

Nuevos usos: Los alumnos siempre plantean dudas que a los mayores no se nos ocurren. Se percibe ilusión y muchas ganas de aprender. Se trata de romper ciertos muros, la creencia de que la tecnología es complicada. Al comenzar a edades tan tempranas, ellos se dan cuenta de que son capaces de hacer cualquier cosa, desde una aplicación móvil, hasta controlar un robot. Se fomenta que la tecnología avance y lleguen más preparados a sus carreras. Los más pequeños, los de infantil, cuando van a darles una charla de robótica, plantean preguntas muy complicadas de responder, como ¿hasta dónde van a llegar los robots?, ¿algún día trabajaremos nosotros para ellos?.. Son cuestiones que ya entran en el ámbito de la filosofía robótica, que los educadores ahora mismo no saben responder.

Educación especial: Desde Crea Robótica Educativa han hecho algunos estudios de cómo incorporar las nuevas tecnologías para ayudar a alumnos con discapacidades a trabajar de una manera normal y que no se sientan desplazados dentro de este campo. Trabajan con ciertas asociaciones a las que de vez en cuando acuden a hacer algún curso y ven la captación y la aceptación por parte de estos alumnos.

En su mayoría, son doctorandos de la Universidad Carlos III de robótica y están acostumbrados a los estudios de campo. Intentan estudiar cómo los niños comprenden las cosas. Por ejemplo, no es posible enseñarle a un niño de 8 años a hacer impresión 3D sin que sepa primero lo que es la ley de la palanca o de dónde viene la electricidad. Hacen estudios para que su contenido docente sea lo más adaptado posible a sus conocimientos de las clases curriculares.

Feedback: En Crea Robótica Educativa, aunque no hacen feedback directamente a los fabricantes, sí crean sus propias versiones o cambian el contenido docente que ciertos fabricantes aportan, con el fin de adaptarlo lo máximo posible a las edades de los alumnos. Estos contenidos los utilizan dentro de sus clases extraescolares. Con el tiempo, puede que lo abran o hagan algún libro de cómo controlar los robots, de tal forma que se adapten a cada una de las edades.

Futuros pasos: Establecer la tienda online, para comercializar los productos de robótica educativa, impresión 3D y drones. Expandirse, no sólo a la Comunidad de Madrid, sino a otras provincias o comunidades.

 

Ildesoft

Ildesoft presenta Dash&Dots, un robot para que los niños aprendan a programar. Está diseñado en EEUU. Los importa Ildesoft a toda Europa. Permite manejar un robot desde una tableta sin necesidad de saber leer ni escribir, pero se puede complicar hasta donde la imaginación del niño alcance (desde que te recoja la casa hasta que te adiestre al perro).

 

 

Desde la tecnología y la forma de pensar que tiene la programación, que se basa en dividir un problema grande en múltiples pequeños, se ayuda no sólo a aprender programación, sino al aprendizaje de otras muchas materias. Hay múltiples estudios realizados en EEUU que demuestran que niños que han tenido contacto con la programación tienen mejores notas que niños que no lo han hecho.

En España, según un estudio, los niños dedican aproximadamente una hora y media al día a estudiar y una hora y media a jugar. Esto nos permite que puedan hacer al mismo tiempo las dos cosas.

El 88% de los padres que entrevistó Ildesoft en España piensan que sus hijos deberían tener acceso a este tipo de educación, pero sólo el 25% tiene acceso real a través de actividades extraescolares o academias. Son las madres las más interesadas en que sus hijos se adentren en este mundo, pero luego, a la hora de ir a comprar el juguete, lo elige el padre. No es un juguete para niños o para niñas. Amazon, por ejemplo, ha tomado una decisión muy acertada, y es que no deja seleccionar los juguetes por sexos, no hay juguetes de niños o de niñas. Es un juguete que en el caso de Ildesoft, casi tiene más tasa de niñas que de niños. A la hora de crear el juguete, asistieron a una convención del juguete en EEUU y colaboraron con ellos como importadores, planteando cuestiones cómo: ¿Lo hacemos con más ruedas, con menos? ¿Que se parezca más a un coche o no..? En Ildesoft se dirigen a todos los públicos, quieren “menos princesas y más ingenieras”.

Feedback: En Youtube, en la comunidad, cada cinco minutos hay algo nuevo: Cómo salir de un laberinto, luchas de caballeros que hacen los chicos, grabaciones de las chicas para que los robots recuerden las fechas de los cumpleaños, hermanos mayores que lo programan para que cuando el hermano menor entra en su cuarto suene una alarma diciendo: “Fuera de mi habitación”… Es la imaginación.

Una de las grandes ventajas es que la tecnología de los robots está en las aplicaciones. Cada vez que éstas se actualizan, el robot hace cosas nuevas. Eso hace que el robot que se vendió hace 8 meses ahora hace más cosas que entonces. No es un juguete que se pueda quedar atrás o que tecnológicamente ya no avance. Cada día es más nuevo.

Formación de profesores: Sí lo hacen a través de los contenidos para las clases, las unidades didácticas: Cómo enseñar trigonometría, cómo enseñar geografía, matemáticas… El robot no tiene por qué saber dónde está España, pero si se pone un mapa en el suelo, en una clase de 10 niños de 5 años, y el robot está programado para que se coloque encima de España, ya no se les olvida. La atención del niño es mucho mayor que con un adulto, porque ve que el robot interactúa con él.

En España se recibe menos feedback de los profesores porque el tema de la programación ha pillado fuera de juego a muchas instituciones y a muchos colegios. La formación en muchos profesores todavía no es la óptima. En EEUU sí, de hecho ellos crean las unidades didácticas de manera altruista, en Colorado, en Hawai… van proponiendo mejoras incluso en los robots: Qué sonidos tiene que hacer, qué luces, qué movimiento, que ellos ven que interactúa mejor con los niños.

Educación especial: De momento, en Ildesoft están haciendo cosas muy puntuales. Por ejemplo,  en Cáritas han donado algún robot. No quieren un país de usuarios de tecnología; quieren un país de creadores de tecnología. Es tan sencillo como tener una tableta para poder hacerlo. Les haría mucha ilusión que en Cáritas, dentro de cinco años, uno de los niños haya pensado en una nueva forma de hacer, por ejemplo, una laparoscopia. En EEUU sí han recibido solicitudes de asociaciones para niños con necesidades educativas especiales, sobre todo en la de autismo. El autismo ha sido la clave, o cualquiera que tenga una dificultad de movimiento, de motricidad. Aún no está documentado. Por el momento lo están probando con gente que conocen.

Próximos pasos: Hacer algo atractivo para la gente, acercarlo a todo el mundo, que el robot cada vez haga más cosas, que las haga de la forma que un niño quiera que las haga, que es el que lo va a utilizar. Hace unos años en los colegios eran los idiomas; ahora en los colegios ya vemos que sean bilingües como algo normal. Seguramente dentro de diez años los niños estén mejor preparados que lo estuvimos los adultos cuando fuimos al colegio. Pues lo mismo aquí. El inglés lo hablan 600 millones de habitantes en el mundo. Hoy en día hay más de 50.000 millones de dispositivos conectados, con su lenguaje, que es la programación, y que tiene muchos más usos.

No se recopilan los datos de uso del robot por temas de privacidad. De hecho, el robot no lleva cámara, porque va a la habitación de un niño. Sí viene con un adaptador para poner el móvil y tener cámara si los padres quieren, pero el robot en sí no puede grabar. La privacidad de un niño está por delante, y es para niños pequeños.

Escrito por Leticia Lafuente para LearningLovers.org.

 

One thought on “Robótica educativa en Global Robot Expo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.